Usted está aquí

Ciudadanos deben exigir que se cumpla la Constitución

El doctor Francisco Higuera Castro asegura que sólo cuando se respete enteramente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se podrá aspirar a tener un mejor país. 

La promulgación de la Carta Magna hace 100 años, la cual costó más de un millón de vidas y mucho dolor, no se cumple a cabalidad y eso ha provocado que la nación se haya quedado rezagada en muchos aspectos, opinó Higuera Castro.

En los países en donde realmente se cumple, en cambio, se tiene un mayor desarrollo y por lo tanto una mejor calidad de vida. De ahí que sea urgente la necesidad de exigir que se respete.
“Como la de otros países, la Constitución mexicana se creó con base en mucho dolor; en nuestro país lamentablemente no se cumple a cabalidad, debido a que los ciudadanos no exigimos su cumplimiento. La Constitución representa una parte fundamental de nuestra historia y además la posibilidad de tener un futuro con mayor desarrollo, más generoso y con mejores condiciones de vida”, consideró el jurista.
De acuerdo con el especialista en derecho constitucional, 2017 representa un momento especial, pues se llega al centenario de una Constitución en la que están plasmados aquellos aspectos fundamentales para alcanzar una vida social de calidad.
“Lo incluido en la Constitución no es letra fría, sino que ahí están contemplados los instrumentos necesarios para que la sociedad tenga acceso a la libertad y la igualdad, por ejemplo; sin embargo, el Estado mexicano tiene grandes saldos negativos porque incumple lo que ahí establecido”, consideró.
“Todas las omisiones que se cometen tienen un impacto en la sociedad y, por lo tanto, hay afectaciones, entre ellas la corrupción, la violencia y la pobreza”. El hecho de tener gobernantes que se han hecho millonarios, al desfalcar al país, es una traición a la Constitución, señala.

La función de las constituciones
Las constituciones, que son la norma suprema de todo orden jurídico, en la época moderna juegan un papel esencial para el Estado mismo. Sin ellas no hay forma de entender la permanencia del Estado o la vida social.
“El orden jurídico en un sociedad se conforma por un conjunto de normas jurídicas de distintas jerarquías, las cuales regulan las conductas de los individuos. Las constituciones son la parte más alta de dicho orden”, explicó.
“En una Constitución se estructura lo relacionado con los órdenes del Estado, ya que establece un catálogo de derechos humanos y garantías; los aspectos fundamentales de los habitantes de un Estado con relación a la figura de la autoridad y cómo quedan protegidos. Por eso, en la vida contemporánea es importante el respeto a la misma”.
El doctor Higuera Castro comentó que es básico que la conozca el ciudadano común, sepa sus derechos y pueda participar en la toma de decisiones. El ciudadano debe saber que votar no es un regalo, sino producto de toda una historia de lucha.
“Una Constitución condensa las aspiraciones de los pueblos y señalan hacia dónde debe dirigirse para que los gobernados puedan alcanzar sus metas y ser felices en la vida social”.
Asimismo, Higuera Castro mencionó que existen derechos que deben ser garantizados, como el de la no discriminación, el acceso a la vivienda, la educación, el empleo, el derecho al agua, la cultura. Todos estos derechos son desconocidos por la mayoría.

Hace falta mayor exigencia
Para el doctor Higuera Castro, la Carta Magna establece un conjunto de derechos. Y por ejemplo, cuando en materia de salud no se le garantiza el acceso a todos, ello significa que hay una falla en el Estado y las demás instituciones.
“Que haya muchas familias sin acceso a la vivienda o exista carencia de escuelas, o que tengamos violencia e inseguridad, son fallas. Es importante tener claro que la Constitución nos protege de todo eso, y al haber fallas expresa que se está violando la Constitución”.
El doctor adscrito a la Facultad de Ciencias Sociales de la UAS mencionó que la Constitución no es un rosario de buenas intenciones, sino el resultado de una lucha para que la gente mejore su calidad de vida.
En el caso de que se cumpliera a cabalidad, aseguró, no se tendría en el país más de 50 millones de pobres, nadie estaría muriendo por no tener acceso al médico y se viviría con mayor calidad.
“Tenemos muchos males. No hemos avanzado en la construcción de un país democrático, y hay pobreza y desigualdad, a pesar de que estos males son combatidos por las constituciones”, apuntó.
“Nos hemos tardado bastante en alcanzar la democracia, y por eso vale la pena voltear al sentido original de la Constitución, para que realmente se cumpla. Un país en donde no existe un sistema de avances democráticos, es un lugar en donde persiste la corrupción. Estamos anclados, aun cuando la Constitución establece mecanismos para combatir esto”, concluyó.

Los planes revolucionarios: expresiones preconstitucionales en la Revolución Mexicana, se titula el libro que de Francisco Higuera Castro, publicó Editorial UAS.