Usted está aquí

Analizan modelos y espacios de reinserción social

* El libro coordinado por Evangelina Avilés y Martín Barrón, es una de las novedades editoriales de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

En el libro “Modelos y espacios de reinserción social”, coordinado por Evangelina Avilés y Martín Barrón, se reúnen nuevos conocimientos sobre cómo mirar las presiones en México, desde perspectivas múltiples como el derecho penal, sociológico, sociología y arquitectura.
De acuerdo a la autora, quien es profesora investigadora de la  Facultad de Arquitectura UAS, la obra es valiosa ya que aborda un tema de por sí polémico y poco abordado. 
En él se refleja su tratamiento en cuatro líneas del conocimiento; los espacios de reinserción social, políticas y administración penitenciaria, tratamiento para la reinserción social y formación del personal penitenciario.
Algunos de los ensayos incluidos mencionó que se titulan; Colonia penal a través de la lente fotográfica, Las finalidades de la pena de prisión como fundamento para la arquitectura penitenciaria, Diagnóstico penitenciario del Centro del Centro de Reinserción Femenil de Puente Grande, Jalisco, Derechos humanos: proceso justo y el principio pro persona.
La publicación realizada por la Universidad Autónoma de Sinaloa y el Instituto Nacional de Ciencias Penales, contó que es producto del Foro Nacional de Reinserción Social realizado, en el Instituto Estatal de Ciencias Penales, en 2013.
“Este es un tema que he venido trabajando desde 20014, que se desprendió del proyecto de investigación Colonia Penal Federal Islas Marías, México (y la extinta Colonia Penal Coiba, Panamá (1912-2004), diferencias y similitudes”, explicó.

El abordaje del tema
Se trata según Avilés, de un tema polémico en todos los campos; si se ve desde lo penitenciario, los espacios no están adecuados para el nuevo sistema que reclama la reinserción social, mientras que en lo legislativo cada vez aumentan los delitos.
“A la reinserción social ya se le debe de cambiar el nombre, ya no se trata de modificar la conducta, sino de irse a la situación de facto, a lo penal y en el ámbito social el punto clave de esta situación es que tenemos un caldo de cultivo de violencia”, apuntó.
La prisión, contó que tiene muchos aristas, en la actualidad no se pueden sostener prisioneros ya sentenciados, de alta peligrosidad.
“La sociedad busca justicia y con mandar a los delincuentes a prisión, no se logrará del todo, porque no hay pena de muerte, ni cadena perpetua y van a salir. Los penales no están en buenas condiciones para reinsertar a los internos, aunque en realidad el problema de la reinserción está afuera, en donde todavía les piden la carta de no antecedentes penales para poder trabajar”. 
Resaltó que en relación a los países nórdicos, donde no existen prisiones, no es porque no haya delitos, sino que la forma de solucionarlos son distintas. Por ejemplo cuando alguien asesina a un familiar, no lo mandan a la prisión sino a un hospital siquiátrico.
La investigadora puntualizó que en Latinoamérica, se han dedicado a copiar el modelo de Estados Unidos, que tiene el peor sistema en el que se castiga, solo por castigar. No le interesa la regeneración de sus presos.

El libro tiene un costo de 200 pesos y está a la venta en Editorial UASCentro Cultural Universitario UAS